domingo, 5 de abril de 2009

¿Por qué escribo?

Muchas veces a lo largo de estos doce años que llevo escribiendo he escuchado a la gente decirme que qué suerte eso de escribir, que qué bonito,... Supongo que a casi todos nos pasa lo mismo.

Lo que la gente no sabe es la cantidad de cosas a las que renunciamos, la cantidad de horas que invertimos y que restamos a nuestras parejas, amigos o familia. Ahora por ejemplo, mientras escribo estas líneas, mi novia duerme en el sofá, al amparo de una de estas películas horribles que echan los fines de semana a las cuatro. Y pienso que podría estar con ella tumbado, y sin embargo me encuentro frente al teclado.

Creo que todos los que nos dedicamos a transportar nuestras fantasías al papel tenemos una vocación, y una gran capacidad para el sacrificio. Trabajar durante ocho, nueve o diez horas, llegar a casa y dedicarte a tus mundos eliminando vida social u horas de sueño es algo a lo que más o menos estamos acostumbrados. Y sin embargo enfrentarnos a una página en blanco nos sigue emocionando.

Hablaba al principio de esta entrada de lo fascinada que se siente la gente, automáticamente te elevan a un pequeño altar, y les cuento en efecto lo bonito que es, lo bien que te sientes cuando hilvanas una historia capítulo tras capítulo y por fin la ves terminada. Pero les oculto otra verdad, esa que habla de la necesidad de escribir para que el capítulo salga de tu cabeza, o de tu corazón, y sea liberado. Y tampoco les cuento nada del tremendo cariño que cojo a mis personajes y lo solo que me siento cuando acabo de escribir y debo despedirme de ellos o, como ya me ha pasado, cuando debo matar a alguno de ellos y noto cómo su voz se debilita en mi interior.

Una vez leí, en un prólogo de una novela de Stephen King, que escribir es un acto egoísta, y estoy de acuerdo.

Así que, ¿por qué escribo? Básicamente para sentirme bien conmigo mismo, que soy capaz de crear algo y de hacerlo crecer. Pero también para dar oportunidad de nacer a ese algo y que no me ande rondando continuamente.

Y que por favor no parezca una entrada pesimista. Un parto en duro, pero también es una de las cosas más bonitas que puede vivir una persona. Si no me realizase como persona escribir, ahora mismo estaría durmiendo en el sillón, je, je.

9 comentarios:

Ángel Vela (palabras) dijo...

Saludos, Jesus.

Queda muy bien retratado en tu texto las "penurias" autoimpuestas por el escritor,y el sentir lo que uno escribe.

Vi que te presentantes en prosófagos y decidí asomarme, (uno que es muy curiso ejejeje).

Nos seguimos leyendo. Un abrazo.

Jesús F. dijo...

Muchas gracias, Angel, por tus palabras, y bienvenido a este espacio. Es cierto que renunciamos a cosas, pero como comento al final, todo merece la pena. Según escribía la entrada me daba la impresión de que todo quedaba muy negativo, y no era para nada la intención. Animo, y animaré, a que la gente se lance a este mundo.

Un saludo,
Jesús

Manuel Pérez Recio dijo...

Es un buen alegato. No vaciles en la lucha.
Saludos
Nelo

Cristina Puig dijo...

Hola Jesús,
Me he sentido muy identificada cuando hablas de esa capacidad de sacrificio, y del tema de la pareja. Yo también me paso horas al ordenador mientras mi marido ve películas cuando podría estar con el. Es cierto que es un acto un poco egoísta pero también en algunos casos es una necesidad, yo necesito sacar lo que llevo dentro, tengo mucha imaginación y necesito plasmarla en algún sitio:) necesito contar historias, transmitirlo, es comparable a una "enfermedad incurable" en el buen sentido jeje. Actualmente estoy escribiendo mi primera novela y tengo en prensa algún relato. Y aunque sacrifico muchísimo no pienso renunciar nunca a algo de lo que aprendo y que me aporta tanto:) Un saludo, muy buen blog, enhorabuena!
Cris
www.lareinaoscura.blogspot.com

Jesús F. dijo...

Hola Nelo, bienvenido por aquí. Es lo que nos queda, la perseverancia.

Jesús F. dijo...

Hola Cristina, muchas gracias por tu comentario. ¡Ay, esas películas que nos perdemos, je, je!. Pero bueno, nuestras parejas son buenas personas y nos entienden, saben que es importante para nosotros, ¿no?
Ahora ando enfrascado yo tmabién en un libro de fantasía, me lo he tomado como un descanso de la tetralogía, ya nos iremos contando cómo ns va en nuestros respectivos caminos.

Un saludo,

Jesús

Cristina Puig dijo...

Si no te importa te linkeo:)

Saludos,
Cris

Jesús F. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús F. dijo...

Para nada, Cris, al revés, ¡muchas gracias!.

Un saludo, nos leeemos.

Jesús