viernes, 24 de abril de 2009

masificación y otros problemas

Reponiéndome del cúmulo de sensaciones vividas ayer, Día de Sant Jordi por estas tierras y Día del Libro en el resto, tomo el teclado para terminar el tema que tengo desde la semana pasada pendiente.

Y es que ya os hablaba de la coedición y similares y os ofrecía mi visión del tema, señalando después un peligro que trataré hoy.

Pero primero echemos un vistazo al panorama que nos rodea. Sorpresivamente, España es un país en el que se editan una enorme cantidad de títulos, en concreto y con datos de 2008 un total de 86330, un 18,4% más que el año anterior, y un número de ejemplares impresos que alcanza la cifra de 255,5 millones de libros. Es cierto que añaden que las tiradas son más cortas, pero a mí me sigue pareciendo un número increíble.

Y sin embargo cuando entro en el metro o en el tren sigo viendo demasiadas "superpop", "diez minutos" y similares. Es decir, no veo tal cantidad de libros en mi día a día como las cifras anteriores pudieran sugerir.

Evidentemente puede ser que toda esa gente lea en su casa, y estoy seguro de que muchos de ellos lo hacen, pero creo que no van por ahí los tiros. Pienso que más bien lo que pasa es que se edita mucho pero se lee poco (ojo, que no digo que se compre poco).

Todo ello contribuye al efecto de la masificación. Poneos en la piel del dueño de una librería que recibiese tal cantidad de novedades, ¿dónde creéis que podría ponerlas el pobre? El sitio acabaría por faltarle, y para hacer entrar unas debería retirar las anteriores, y todo esto a un ritmo frenético.

Por lo que se crea el problema de la masificación. Estamos en un punto en el que no ya las editoriales (que llevan tiempo), sino incluso los agentes literarios, están colapsados (algunos ya se niegan a nuevas representaciones, doy fe).

Así pues los nuevos autores lo tenemos complicado, pues debemos enfrentarnos no sólo a autores consagrados, sino también a mucha competencia. Eso en el caso de que consigamos que nos acepte la obra un agente o un editor, que como ya decía antes están hasta arriba de trabajo.

Lo cual puede llevarnos, enlazando con la entrada anterior, a que muchos optemos por la coedición o autoedición, y ello acarrea otro inconveniente, si bien de un tiempo a esta parte lo que voy a tratar ahora lo veo también en editoriales convencionales. ¿Cuántas veces hemos abierto un libro, que además nos ha costado un pastón, y hemos encontrado erratas, errores ortográficos y demás? Desgraciadamente a muchos se nos está olvidando cómo escribir, y aquel que debía repasar lo escrito y hacer desaparecer nuestros fallos, el corrector, ha dejado de existir como figura en el personal de la editorial. Y en el caso de las editoriales de coedición y similares además publican en ocasiones cualquier cosa. A lo mejor estoy siendo cruel, pero me temo que ellos miran por su negocio y no miden la aptitud de la obra; no sé de nadie que haya recibido una carta de una de estas editoriales en la cual le digan que se niegan a editarle.

Por lo tanto ya tenemos la masificación y la disminución de calidad en las publicaciones. Y, ¿adivináis cuál es el tercer problema que creo que perjudica ahora mismo al mundo editorial? pues la consabida crisis, evidentemente. Pero de este ya se habla mucho en el resto de sectores y por tanto no me explayaré, aunque es cierto que también afecta, en forma de retrasos en lanzamientos,... Sobre todo esto escribió hace unas semanas Teo Palacios en su blog, os invito a que entréis en Fantástica Literatura y leáis lo que allí decía.

Así que tras todo esto, ¿dudáis de que lo tengamos difícil? Menos mal que, como todos sabemos, la esperanza es lo último que se pierde, je,je.

5 comentarios:

Teo Palacios dijo...

Ya es la segunda vez que hablas bien de mi, Jesús... Muchas gracias, hombre. Pero por lo que puedo ver, en cuatro días me quitas todo el público!! jajaj

Un abrazo

Jesús F. dijo...

Hola Teo,

¡ja,ja,ja, me dolería hacerlo, no creas!

No, ahora en serio, y sin ánimo de ser pelota, es cierto que tu blog ha sido gran referente para mí, tanto por tus "Talleres de Marketing", que me han ayudado de manera especial, como el resto de entradas, con muchas de las cuales estoy por completo de acuerdo y opino de igual manera. Y es lógico que si a mí me has ayudado lo menos que puedo hacer es nombrarte, aunque creo que todos los que vienen por aquí ya te conocen, pero bueno, siempre habrá alguien nuevo.

Un saludo.

Cristina Puig dijo...

Hola Jesús,
Muy buena entrada, estoy deacuerdo en todo lo que dices, actualmente estoy leyendo un libro de literatura fantástica y tiene errores gramaticales pero no solo eso, frases mal construidas. No puedo decir quien lo ha escrito pero me parece una pena la verdad que el panorama se encuentre así. Por lo que has dicho de que la gente, yo creo que hay gente que compra por "modas" por "seguir la corriente". Por ejemplo la adolescente que dice: "Mi amiga X se lee el libro X y mi otra amiga X el mismo" a veces es cuestión de modas. Se consume demasiado y a veces no es por placer de uno mismo sino por seguir la moda. Claro que en otros casos no, hay mucha gente que lee porque le gusta y adora la buena literatura.
Me temo que el panorama pinta pero que muy mal pero como tu dices, nunca se pierde la esperanza. Ah! yo también sigo el blog de Teo, es un referente:) no lo conozco pero le he enlazado en mi blog:)
Saludos

Jesús F. dijo...

Hola Cristina, ¿qué tal? das en el clavo cuando hablas de modas, no hay que olvidar efector como "Crepúsculo", "Harry Potter",...
De hecho es un tema que quería tratar más adelante, en otra entrada, pero personalmente te digo que escribir algo que está de moda me parece una opción válida para hacerse un hueco en el mercado, al fin y al cabo lo que busca cualquier editorial, como una empresa normal y corriente, es vender, y si un género se vende bien en ese momento y tú tienes algo escrito de esa temática, tus posibilidades aumentan.
Un saludo.

Cristina Puig dijo...

Eso es cierto, es importante hacerse un hueco en el mercado, pero hay varias maneras, pero en mi caso, tengo claro que:
1) Paso olímpicamente de hacer algo comercial (lo hice alguna vez), pero por ser mi primera novela haré algo que me guste. No creo que sea nada comercial (no sé la verdad, no puedo imaginar el tipo de acogida que tendrá, igual no gusta:) no lo sé.
2) En mi caso, me gustaría que se valorara lo que hago no solo porque la historia sea efectiva o comercial sino por el estilo, la manera de narrarlo,la creatividad ...aunque soy consciente de que por ser lo primero que hago fallarán cosas, me faltará estilo, tal vez elija palabras en una frase y esa frase pueda expresarse mejor de otra manera etc..Vamos que me queda mucho por aprender pero aqui estamos para eso:)
Un saludo!
Cris