sábado, 28 de marzo de 2009

vacaciones

Buenas noches,

Acabo de volver de unos días de vacaciones en Granada y nunca fue más real para mí el refrán "Dios le da pan al que no tiene dientes".
Una de las peores cosas que llevo es el hecho de tener ideas y no poder plasmarlas. Evidentemente siempre llevo encima una pequeña agenda y un bolígrafo, pero muchas veces no es suficiente. Y por ello he pasado estos días.
Cuando hice la maleta mi novia me miró y me preguntó con sarcasmo si verdaderamente pensaba llevarme el portátil, con lo cual lo saqué y esperé no lamentar esta decisión. ¿Adivináis lo que sucedió?. Os lo puedo resumir con pocas palabras. Capítulos enteros, así como ideas para tramas alternativas y conversaciones completas que súbitamente aparecían ante mí, ora en la playa, tomando pescaítos,...
En fin, un completo desastre, he tratado de escribir y retener lo que he podido, pero desde el momento en que he llegado a casa y he pasado todo al portátil he sido consciente de que por el camino se habían perdido cosas. Nunca sé cuándo va a visitarme mi musa particular y me va a alumbrar, pero a estas alturas de la película ya debería recordar que acostumbra a visitarme cuando más relajado estoy, alejado de mi trabajo, y debería tomar medidas al respecto.
Total, que la próxima vez que me vaya de vacaciones haré la maleta y no miraré a la cara que ponga mi novia, ni haré caso de lo que me diga.
El portátil se vendrá a la playa conmigo.

2 comentarios:

Elisabet dijo...

Hola, Jesús. Gracias por tu visita a mi blog y tu comentario, ¡y ánimo! La musa siempre está ahí, revoloteando, pero si encuentras un tiempo diario para escucharla, seguro que vendrá. Ya sabes, "si llega la inspiración, que me encuentre trabajando..." O dicho de otra manera, pon las manos al teclado y deja que la imaginación aflore. Después, ¡tiempo habrá de pulir y corregir!

Saludos y ánimo en esta epopeya,

Elisabet

Jesús F. dijo...

Muchas gracias Elisabet por tus comentarios, además debo agradecerte también que hayas estrenando mi blog.
Estoy ahora mismo repasándome todo tu blog, leyendo las entradas antiguas, y espero que no te importe que lo haya marcado como uno de los que sigo.

Un saludo,

Jesús