domingo, 1 de julio de 2012

un futuro nublado (como el día)

Bueno, pues llevaba tiempo sin pasar por aquí pero esta vez por una "buena" causa: animaros a que os apuntaseis al proyecto de Aldeaespino, perezosetes. El caso es que el proyecto ya está prácticamente en marcha, y es hora de seguir adelante en otras direcciones (y espero que no sea verdad eso de que el que mucho abarca...). Así que es hora de decidir qué voy a escribir ahora.

Reconozco que estos últimos días la tercera parte de la trilogía Nigromantia está escalando posiciones, tengo en la cabeza el prólogo y el primer capítulo. El problema es que apenas tengo eso. Bueno, y el final, que ya está escrito desde hace tiempo, pero el camino para llegar a él continúa cubierto por la bruma.

Hablando de brumas, tengo otro proyecto que abordé en un principio con muchas ganas pero que hace tiempo que no visito, pasada la fiebre de los primeros capítulos. Se trata de un mundo distópico en el que gente que ha pasado encerrada en un búnker subterráneo tiene que salir a la superficie y ver qué les espera ahí fuera. ¡Y el caso es que le tengo ganas, oye!

Por último tengo mi perenne tercera parte de la saga de La Fábrica, cuyo argumento está más definido pero en el que no me gustaría trabajar hasta haber acabado con la corrección del segundo volumen (para lo cual queda muuuucho, de hecho voy a modificar Neogen ya que anunciaba que su continuación saldría en 2012 y es materialmente imposible a menos que: me toque la lotería, un tío rico en América me designe como único heredero o venda millares de ejemplares de Neogen. Solo en ese caso podría dejar de trabajar y dedicarme a la corrección, je, je).

Por lo que ando abriendo los archivos de lo que tengo ya escrito de estos proyecto, a ver si me viene la inspiración, y lo que hago la mayoría de los días es cerrar el ordenador, frustrado, porque no me decido, y mi musa no viene a pegarme un pescozón y señalarme con el dedo por dónde debo ir.

Menos mal que Aldeaespino se está convirtiendo en una gran vía de escape, me siento cómodo contando lo que sucede en sus calles, y varios de los relatos ya están tomando forma.

Ya os contaré por qué me he decidido, si es que consigo hacerlo.

2 comentarios:

JUAN dijo...

Por ti que no quede,Jesús. Nadie sabe lo que nos depara el destino, pero hay que ayudarle un poquito haciendo los deberes.
Tras corregir por enésima vez mi novela, la he enviado a un concurso. Espero como tú que por una vez me toque algo a o alguien que no sea mi mujer.
Un abrazo

Jesús F. Alonso Asensio dijo...

Hola Juan, ¿qué tal? Mucha suerte con el concurso, ya me contarás cómo va todo. Pues el caso es que hoy por fin me he decidido, seguiré con el desenlace de mis nigromantes preferidos.
Un abrazo, amigo.