jueves, 14 de mayo de 2009

Temática

Esta semana estoy contento. Entro en el blog y veo que se han superado las trescientas visitas. Son pocas, ya sé, pero a mi me ha ilusionado. Cuando hace tres meses (y un día) escribí la primera entrada, os aseguro que para nada me planteaba llegar a esta cifra, soy un poco pesimista y me daba, como mucho, unas cincuenta o setenta.

Pero bueno, no quiero enrollarme con este tema, que hoy traía otro. La verdad es que me ha surgido mirando las estanterías de libros que tengo en mi casa (que por cierto cualquier día mi novia me hace la maleta y los mete dentro, que le tengo la casa colapsaíta, je, je). El caso es que me planteaba por enésima vez el tema del encasillamiento de algunos autores y me he dado cuenta de que yo iba justo en sentido contrario.

Me explico. Es obvio que muchos autores dominan una temática y cualquier obra que publican tiene que ver con esa temática, es decir, no espero encontrarme nunca por ejemplo a Christian Jacq escribiendo algo de terror, al igual que no espero leer de Stephen King una novela romántica (bueno, acepto “La Historia de Lisey”, vale).

A lo que voy es que parece que, una vez hallada la fórmula del éxito (porque no nos engañemos, pienso que a todos nos gustaría vivir de escribir, y a ser posible vivir bien) ciertos escritores prefieren no arriesgar y escribir más de lo mismo.

Lo malo es que es justo lo contrario a lo que estoy haciendo yo. Mi novela actual es radicalmente diferente a las dos anteriores, que a su vez son diferentes de los cuentos que hasta la fecha he escrito.

Y el consuelo que me queda es que últimamente estoy conociendo gente que también escribe y que no se circunscribe a una temática en concreto, además de que, como sabemos los que a escribir nos dedicamos, las historias te llegan, tú no puedes buscarlas ni forzarlas a salir.

Entonces pienso que lo que sucede es que cuando un escritor tiene éxito, es automáticamente encadenado por editoriales, público, crítica, y se ve forzado a seguir por ese camino, aun no deseándolo completamente. Me da un poco de pena esa situación, verte privado de tu libertad de crear en aras de producir lo que se demanda (y a cambio de unos cuantos ceros en la cuenta corriente, claro está). Pero bueno, siempre queda el recurso del seudónimo.

¿Y vosotros, os veis en un futuro teniendo que escribir lo que otros quieran? Yo prefiero ni pensarlo de momento, pero no creo que me hiciese mucha gracia, a día de hoy me compensa más mi libertad.
Y tendrían que ser unos cuantos ceros los que me cambiasen de idea, je, je.

8 comentarios:

Cristina Puig dijo...

Hola,

Lo que dices es muy cierto. En mi opinión, hay escritores a los que les encanta escribir siempre un mismo género, en mi caso por ejemplo me apasiona el género fantástico, pero considero que hay que saber escribir otras cosas, como sucede por ejemplo en el caso de un buen pintor. Me explico. Un pintor puede hacer abstracto pero creo que también debería saber dibujar (eso es lo primero) y pintar varias cosas, no solo abstracto.
Pienso que no es malo ceñirse a una sola temática, siempre y cuando hayas escrito otras cosas y tengas una buena base.

Lo que dices de las editoriales es totalmente cierto, que un escritor cuando tiene éxito es encadenado viéndose forzado a seguir ese camino, pero creo que es él quien debe decidir si seguir el camino que le imponen o realmente hacer lo que quiera y sienta el mismo, el decide si prefiere ser un producto de mercado o seguir su propio camino.
En mi caso, sinceramente si me fuese bien el dia de mañana en lo que escriba de género fantástico y me tuviera que "encadenar" a eso no me importaría porque es lo que me gusta y apasiona escribir, pero por otro lado trataría de escribir y publicar otras cosas con otras editoriales y no quedarme estancada y encasillada como escritora. Pero "para gustos los colores":)
Salu2,
Cris

Carlos Moeckel dijo...

Recuerdo que hace unos meses, tras releer el prólogo de "Los pilares de la Tierra", Ken Follet llegó a tener frente a sus narices el mismo dilema que nos has traído.
Recuerdo que el bueno de Ken, desoyendo los consejos de sus agentes y editores, decidió embarcarse en un libro de temática muy distinta a la que habitualmente venía utilizando.
El resultado: Los Pilares de la Tierra se convirtió en el libro más vendido de Follet.
Creo que tú lo has definido bastante bien:
"...las historias te llegan, tú no puedes buscarlas ni forzarlas a salir."

Jesús F. dijo...

Hola Cris,
como ya comento en la entrada, a dá de hoy prefiero poder escribir lo que desee, y dejar aparcado, si me apetece, un proyecto, para poder dedicarme a otro, como me ha pasado recientemente. Sin embargo hasta hace cosa de unos meses estaba enfrascado en la escritura de los últimos capítulos de la segunda novela de mi tetralogía, mi Everest particular, y pensaba que debía dedicarme a ese tipo de novela. Entonces apareció el mundo de "El Heraldo" y fue cuando me di cuenta de que después de tdo podía, y debía escribir otras historias si las tenía tan claras.
Un saludo.

Jesús F. dijo...

Hola Carlos,
No recordaba ese prólogo, hace muuuuchos años que leí "Los ilares...", y de hecho tal vez deba volver a hacerlo para así aprovechar el tirón y leer "Un Mundo sin Fin". Posiblemente si tuviese el éxito que tuvo el señor Follett sí que me plantearía seguir por esos derroteros, o tal vez no, pues el dinero no me faltaría y podría permitirme el lujo de escribir lo que quisiese. pero, como ya he dicho y comentas,las histrias te eligen a ti,no tú a ellas.
Un saludo.

Javier Pellicer dijo...

Hola, Jesús,

llego desde el blog de Cristina. Si no te importa, voy a agregarte en mi blog, los temas que tratas me parecen más que interesantes.
Estoy totalmente de acuerdo con Cristina. Más aún, creo que es necesario que un escritor no profesional explore todos los géneros, aprendes mucho. Yo tengo predilección por la fantasía, pero intento, al menos en mis relatos, explorar todos los campos, no cerrarme las puertas a nada.
Por supuesto, la clave es disfrutar escribiendo.

Te sigo, Jesús. Estás invitado a mi blog Tierra de Bardos.
Un saludo,

Jesús F. dijo...

Hola Javier, bienvenido, y por supuesto que no me importa que me agregues en tu blog, muchas gracias de hecho, y permítme que actúe de igual manera con tu Tierra de Bardos.
Un saludo.

B. Miosi dijo...

Hola Jesús, soy Blanca, del foro Prosófagos. Me interesa el tema que expones, pues tengo mis ideas al respecto. A pesar de que las dos novelas que he publicado tocan temas acerca de la II Guerra, el resto de mis novelas no.

Es más, entre una y otra hay como cuatro años de diferencia, en el ínterin escribí de temas completamente diferentes. No sé si las editoriales me obliguen a seguir con lo mismo, pero mi próxima novela a ser publicada es de ciencia ficción, que es la que tiene mi agente.
Para mi sería un desastre que me obligasen a escribir de algo en especial, me cerraría completamente, estoy segura.

Un abrazo y felicitaciones por tu blog, es muy interesante.

Blanca

Jesús F. dijo...

Hola Blanca,
bienvenida, muchas gracias por tus palabras, que me animan. Para mí, y a pesar del poco tiempo que hace que te conozco, debo reconocer que eres un ejemplo, tanto a la hora de escribir como porque demuestras que con tenacidad y esfuerzo es posible hacerse un hueco en este mundo literario, tus avances a mi entender lo demuestran.
Por ello es un honor tenerte como lectora, gracias de nuevo y un abrazo.