jueves, 22 de marzo de 2012

¿Y ahora qué?

Ya por fin está acabada la corrección de Neogen, en este momento la leen varias personas para encontrar fallos ortográficos y, una vez esto también esté hecho y la portada un poco retocada, la mandaré de camino a su conversión en ebook.
Así que… ¿ahora qué?
Pues por el momento HE VUELTO A ESCRIBIR. Durante el tiempo que duró la corrección me resistí a seguir con el manuscrito que tenía entre manos, ya que eran dos universos y temáticas diferentes y por tanto no podía compaginarlos. Pero lo cierto es que lo he pasado mal todo este tiempo, y el hecho de poder escribir el otro día un capítulo, siete paginillas de menos, me hizo darme cuenta de lo que lo había echado de menos. Así que ahora a acabar el manuscrito, que en realidad me queda bien poquito (apenas cuarenta páginas), y luego a dejarlo reposar.
Ese período de reposo quiero utilizarlo para corregir Ka-Tel, continuación de Neogen, y me gustaría tenerlo listo para fin de año, pero a estas alturas lo veo poco probable, la corrección de Neogen se demoró demasiado en el tiempo y ha retrasado todos los planes.
Mientras tanto me he propuesto un nuevo reto: resulta que hace años comencé un libro de relatos de terror, y ahora me he prometido que voy a tratar de escribir un cuento por mes, para ir completando esa antología. Ideas no me faltan, pero al estar embarcado en proyectos de más números de páginas muchas veces olvido lo sencillo que era todo cuando comencé a escribir, cuando siete páginas eran una historia y no un capítulo. Por cierto, y con respecto a esta antología de relatos, tengo preparado otro reto, pero esta vez para los escritores que pululan por aquí. En breve, más información.
Y a todo esto veré cómo me desenvuelvo en el mundo ebook, aprenderé de los errores, seguiré enviando originales a agencias y editoriales y en breve soñaré, como cada Sant Jordi, con poder estar un día sentado en un stand firmando, aunque a día de hoy me basta con imaginar el día en que Neogen vea la luz (de nuevo, pero esa es otra historia y, como decía Michael Ende en La Historia Interminable, debe ser contada en otro momento.

3 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Te veo muy animado y muy activo.
Sigue así, un dia u otro tendrás tu recompensa ;)
Saludos!

Jesús F. Alonso dijo...

Pues sí, Lola, es que el proceso de corrección me ha mortificado bastante, es algo que odio. Ahora por fin puedo volver con mis "niños", que los tenía muy abandonados.
Bueno, ¿y qué tal tu Katmandú por el mundillo virtual, cómo va?
Un abrazo.

Blanca Miosi dijo...

¡Cuánto entusiasmo noto en tus palabras, Jesús! Qué maravilla que tengas tantas ideas y proyectos literarios, te deseo además, mucha suerte, que siempre hace falta.

Besos!
Blanca