viernes, 9 de diciembre de 2011

Un repaso al 2011

Llegamos a fin de año y, por tanto, hora de hacer balance, por lo que he repasado las entradas que hice hace un año por estas fechas, así como la única que escribí en Enero.
Y lo primero que hago es darme un tirón de horejas: ¡15 entradas en todo el año, debería darme vergüenza, si es que sois unos santos los que todavía andáis visitándome! En mi descargo debo decir que era un año que se me antojaba duro a nivel laboral y en efecto lo ha sido, numerosas auditorías y un nivel exigido a nivel calidad que me ancló a mi ex-puesto de trabajo muchas más horas de las deseables. Y luego vino en Octubre el cambio, la nueva aventura, que como era previsible está costando que arranque pero que espero que en 2012 coja cada vez más velocidad.
Pero dejemos de hablar de eso, por mucho que haya tenido que ven en mi baja productividad (15 entradas, ¿en serio? sniff...). El caso es que empezaba el año alcanzando el ecuador de mi trilogía y, por tanto, del segundo tomo de la misma. Por mucho que me repita que el primero lo escribí en seis meses no hay forma, no consigo avanzar todo lo rápido que quisiera para esta segunda parte. Ya en Junio me dije que trataría de acabarla para fines de año, y ahora veo que me va a resultar imposible, me quedan diez capítulos por escribir, unas setenta páginas, y aunque ya tengo claro a dónde quiero llegar, hay como unas 30 que aún no se han formado, y desde luego no voy a forzar que nazcan, por lo que esperaré a que los reyes Magos me traigan nuevas ideas.
Como sabéis ando embarcado en el proyecto del salto al mundo digital, y tenía todo previsto cando unas anotaciones por parte de un compañero (gracias, Antonio), han hecho que me replantease el asunto y he decidido dar un nuevo repaso al manuscrito (en este momento voy por el capítulo cuarto de un total de trece). Si consigo acabar antes de que suene la última campanada de 2011 aún debo decidir si publico este año o ya lo dejo para primeros del año que viene, las opiniones de la gente a la que pregunto están muy divididas: que si aproveche navidades, que si arranque con el nuevo año,...).
Lo que sí que me he propuesto, y además lo he escrito al final del manuscrito para que, una vez publicado, penda sobre mí cuan espada de Damocles, es que para 2012 quiero atacar la correcció de Ka-Tel para que sea publicado durante el año, ya que es la continuación directa de Neogen y ha estado mucho tiempo la pobre guardada en un cajón. miedo me da abordar esos casi cuatrocientos folios.
Además pretendo acabar con el segundo tomo de Nigromantia, seguir moviendo por agencias y editoriales convencionales el primer tomo (me resisto a dar por perdida toda esperanza, aún no me hallo ante las puertas del infierno) y empezar una nueva novela, aunque no sé si será continuación de alguna de las dos sagas que ya tengo empezadas, o tal vez un par de ideas autoconclusivas que comienzan a crecer, ¡leñe, ya me apetece también escribir algo autoconclusivo!
En fin, que me prometo mucho trabajo para el año que viene y espero que en diciembre de 2012 (a ver por cierto si los mayas no tenían razón), puedo mirar atrás y, esa vez sí, decir: ¡Misión cumplida!
Y espero que vosotros podais leerlo.

6 comentarios:

B. Miosi dijo...

Bueno,Jesús, espero que te pongas al día y termines esa novela tan postergada, también que te acuerdes de tu blog, de lo contrario terminarás por quedar con una sola visitante: yo.

besos,
Blanca

Armando Rodera dijo...

Que conste que yo también te visito, Jesús, je, je. No te preocupes, todos tenemos obligaciones y no podemos hacer a veces todo lo que quiséramos.

Ánimo con esos proyectos, espero que salgan todos adelante. Un saludo.

Lola Mariné dijo...

Bueno, los repasos de fin de año sirven para que nos demos un poco cuenta de en qué punto estamos y nos pongamos las pilas.
Al menos para empezar otro año, despues, ya se verá.
Ánimo!

Jesús F. Alonso dijo...

Ja, ja, Blanca, bueno, aunque me quede solo una persona, si eres tú me parece perfecto, que eres un encanto.
Un abrazo, guapa.

Jesús F. Alonso dijo...

Hola Armando, ¿qué tal?
Es lo malo, la falta de tiempo. Por cierto, aunque no me dé tiempo a concursar, la próxima entrada voy a escribirla hablando de tu concurso y otras iniciativas de escritores nóveles para hacerse camino, que lo tuyo me ha parecido muy buena idea.
Un abrazo.

Jesús F. Alonso dijo...

¿Cómo andamos, Lola?
Este repaso me ha servido para darme cuenta de lo que me he dejado en el tintero, pero pienso sacar la parte positiva del asunto y esforzarme por un 2012 más fructífero.
Un abrazo (por cierto, ¿para cuándo nuevo libro?).