miércoles, 18 de noviembre de 2009

Necesidad

Me he cogido esta semana de vacaciones, porque el sábado pasado vino mi hermano a pasar unos días a Barcelona, y entre visitas turísticas, cenas y demás, pues no ha habido tiempo para escribir.
Hace cosa de semanas no me habría supuesto gran problema no escribir durante cinco días, de hecho en ocasiones me venía bien para reciclar ideas y ordenarlas en mi cabeza. Esta vez ha sido diferente.
Estaba como loco por llegar a Madrid (me he bajado con mi hermano hasta el domingo) par coger el ordenador, dado que sigo sin internet. Y sin embargo, antes de mirar el correo, o pasarme por aquí me he tenido que sentar una horita a escribir compulsivamente, con mi madre perpleja diciéndome que cómo era posible que bajase a verlos y que lo primero que hiciese fuese sentarme a escribir.
Pero es que lo necesitaba, esa es la cuestión. Como ya vengo diciendo desde hace unas semanas estoy en una buena etapa en cuanto a rendimiento se refiere, y las ganas de escribir durante todo este tiempo se han multiplicado.
También he comentado en alguna ocasión que escribir es un acto a mi parecer egoísta ya que lo haces para liberarte, y hoy me reafirmo en esta conclusión, el alivio que he sentido al poder escribir tres paginillas de nada ha sido inmenso. Encima después, leyéndolo, no he visto grandes fallos, es decir, no he escrito lo primero que se me ha venido a la cabeza.
Y me llamaréis tonto, pero me preocupa un poco todo este asunto. Me gusta mucho escribir, evidentemente, pero a día de hoy no puedo convertirlo en una prioridad porque desgraciadamente no puedo vivir de ello y mi trabajo ya de por sí me resta bastantes horas. Hasta ahora sacaba tiempo de dormir menos, pero no me gustaría que esta necesidad que he sentido durante esta última semana se convirtiese en una tónica cada vez que no pueda tocar un teclado en varios días, porque entonces la escritura se convertiría en una obligación en vez de en una afición, lo cual no es bueno.
En fin, también puede suceder que me como bastante la cabeza, cosa que me sucede a menudo, pero os puedo asegurar que la necesidad que da el nombre a esta entrada no ha sido agradable.
¿Os sucede algo así a vosotros cuando en un tiempo no podéis escribir?

10 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Creo que todos soñamos con poder dedicarnos solo a escribir, pero no es facil, aunque tampoco imposible, jeje.
Que disfrutes de estas vacaciones extras.

Deusvolt dijo...

Je,je.. A mi me pasa algo parecido cuando me entra la fiebre por escribir, Jesús. Imagino que tus familiares se quedarán con los ojos como platos y que empezarán a cogerle manía a la escritura.
Tranquilo, no eres un bicho raro. Pero a veces es bueno mantener cierta disciplina, cierto equilibrio para que no te de "el mono", je,je..
Un abrazo y bonita entrada.
Sergio.

Janet dijo...

Hola Jesús, aprovecha esta racha de inspiración-necesidad que no dura siempre.
un saludo
Janet

Jesús F. dijo...

¿Qué tal, Lola?
No, imposible no es, pero a día de hoy lo sitúo justo por debajo de un sueño. O sea, que bastante inalcanzable, je, je.
Pero bueno, soñar también es bonito, ¿no?

Jesús F. dijo...

¡Uff, sergio, gracias, me siento menos raro!
Sí, la verdad es que se quedan bastante asombrados, pero bueno, ya están acostumbrados, los pobres. Y no creo que odien la escritura, aunque a veces saco mi vena macabra y les regalo algún cuentecillo de terror que, huelga decir, no es su género favorito. Pero mira, sacrificados ellos, van y lo leen.
Un abrazo.

Jesús F. dijo...

¡Hola Janet!, ¿qué tal, guapa?
La verdad es que no dura para siempre, de hecho estas rachas siempre fueron cortitas para mí, pero la actual ya dura desde hace varias semanas, o sea que disfrutando como un loco (salvo cuando sucede lo que contaba en la entrada).
Un abrazo.

Cristina Puig dijo...

Hola Jesús,
Yo diría que escribir es una buena enfermedad incurable jej. A mí tb me pasa, es como dibujar, cuando pasas un tiempo sin hacerlo tienes más ganas y sientes la necesidad. Aprovéchalo;)
Saludos,
Cris

Jesús F. dijo...

Bueno Cris, pues gracias a vuestros comentarios me voy sintiendo más normalito, je, je.
Un abrazo, guapa.

Esther dijo...

Absolutamente comprensible lo tuyo, Jesús.

Es que antes estas cosas no pasaban porque los que sabían leer y escribir no necesitaban trabajar para vivir, jejejeje.

Un abrazo,
Esther

Jesús F. dijo...

Buena reflexión, Esther,
aunque muchos escritores morían en la pobreza y luego se les ha reconocido siglos después, eso también es verdad.
Un saludo.